En este artículo exploraremos los fundamentos de la doma clasica y como se lleva a cabo en la práctica, a la vez que se explicará el porqué del caballo español como uno de los tipos de caballo de doma clásica más populares actualmente.

¿QUÉ ES LA DOMA CLÁSICA?

que es la doma clasica

La doma clásica de caballos es una disciplina ecuestre que tiene su origen en la equitación militar, que a partir del siglo XIX se deportiviza sucesivamente y evoluciona a disciplina deportiva llegando a ser deporte olímpico en los juegos Olímpicos de Estocolmo en 1912. Hasta 1948 su práctica estaba limitada a jinetes con formación militar, y es en 1952 cuando se permite la participación de mujeres por primera vez. Esta disciplina consiste en la ejecución de unos ejercicios determinados en una pista o cuadrilongo de medidas precisas (60 m x 20 m), buscando la perfección en la ejecución de las figuras, demostrando la buena sincronía entre el jinete y el caballo, así como el equilibrio y la flexibilidad del animal

El entrenamiento del caballo de doma clásica está basado en una “escala de entrenamiento” en la que aparecen de forma racional los diferentes elementos que tiene que cumplir el caballo a lo largo de su entrenamiento.

 

REUNIÓN

1. Amansamiento

Es común a todos los sistemas de monta y disciplinas.

En esta fase, el jinete trabaja con el caballo para enseñarle las órdenes básicas y el comportamiento adecuado. Esto es fundamental, ya que sienta las bases para el resto del entrenamiento. En la doma de la mano, se enseña al caballo a responder a las órdenes de voz y de la cuerda, y se le acostumbra a la presencia del jinete. Esta fase también ayuda al jinete a establecer una buena relación con el caballo y a entender sus necesidades.

Es la fase en la que acostumbramos a potro a nuestra presencia y manejo, a obedecer a su entrenador pie a tierra tanto a la voz como por gestos y a tolerar los utensilios que más tarde se usarán en el proceso de la doma.

2. Trabajo a la cuerda

La segunda fase de la doma es la doma de la cuerda, que también es común. En esta, el caballo es trabajado con una cuerda para enseñarle a avanzar en los tres aires de paso, trote y galope, obedeciendo las indicaciones del entrenador, a moverse con equilibrio y flexibilidad. Se estimula la coordinación del caballo y se fortalecen sus músculos. Además, se enseña al caballo a aceptar el jinete mientras el entrenador mantiene al caballo a la cuerda en el centro de un círculo. En esta etapa también es importante desarrollar una mayor atención y concentración por parte del caballo.

3. Entrenamiento en pista; niveles básico, medio y superior 

Esta etapa es específica para la doma clasica y se compone a grandes rasgos de tres niveles

• Nivel básico

nivel básico

En esta etapa se trabaja el caballo montado en una pista o cuadrilongo. Jinete y caballo poco a poco entrenan ejercicios básicos como círculos, serpentinas y espalda dentro, para sucesivamente incrementar la dificultad, mejorar la técnica y estado físico del caballo, así como su obediencia. Se trabaja en la armonía y la elegancia del conjunto jinete-caballo. En esta fase, también se trabaja en la capacidad del caballo para realizar transiciones suaves y para cambiar de dirección sin perder equilibrio.

Por supuesto, la doma clásica se enfoca en el equilibrio y la postura del jinete. El jinete debe tener una posición correcta y estable, con las piernas y los brazos en una posición equilibrada para evitar presionar al caballo y causarle molestias.

El caballo en esta etapa debe avanzar con franqueza, con el cuello proyectado hacia delante, con un contacto suave y ligero en la embocadura. Sus movimientos deben ser amplios y relajados. Las transiciones entre paso, trote y galope a ambas manos deben ser claras y sin tensión. Una vez que el caballo acepte bien las “ayudas del jinete” podremos pedir pasos para atrás y desplazamientos laterales suaves.

 

• Nivel medio

nivel medio

El entrenamiento debe incrementar su dificultad y exigencia progresivamente. En esta fase empezaremos a pedir al caballo transiciones dentro del aire, por ejemplo, alargar o acortar el tranco en cada uno de los tres aires de forma evidente.

El caballo en esta etapa tiene que tener, debido al entrenamiento previo, más equilibrio y fuerza, y mayor capacidad para trasladar su peso hacia sus miembros posteriores, lo que se conoce como «cargar en los posteriores». En esta época pediremos desplazamientos laterales más complejos como los apoyos, cambios de pie a galope que consiste en cambiar el galope de una mano a otra en un tranco de transición y piruetas.

También alargamientos al paso, trote y galope que sirven para demostrar que el caballo es capaz de pasar cómodamente de trabajar reunido a trabajar en amplitud.

 

• Máximo nivel

nivel alto

A esta etapa no llegan todos los caballos, ya que sus ejercicios y disposición son muy exigentes. Además de realizar todos los ejercicios que hemos trabajado durante el entrenamiento básico y medio, el caballo tiene que realizar el pasaje, que es un trote en máxima suspensión que da la sensación que el caballo flota, y el piafe, que consiste en batir los pie y mano diagonales con bastante elevación sin avanzar. Los diferentes ejercicios se entrelazan en una “hoja de ejercicios” que valoran los jueces durante su ejecución en pista.

Para llegar a este nivel, caballo y jinete han de entrenar a lo largo de años. Algunas de estas pruebas se ejecutan con música y se denominan “KUR”. En las pruebas con música se valora la ejecución técnica de los ejercicios y la coreografía al adecuarlos a la música.

 

Las ayudas del jinete

Denominamos ayudas del jinete a los elementos de los que se vale el jinete para transmitirle sus órdenes al caballo. La aplicación de las ayudas requiere una técnica que el jinete debe aprender. Hay dos tipos de ayudas:

 

 Ayudas directas

  • La utilización de las piernas

    Las piernas del jinete son una herramienta importante en la doma clásica. Se utilizan para guiar al caballo, para controlar la velocidad y la dirección del animal. Además, las piernas se utilizan para ayudar al caballo a mantener un buen equilibrio, para impulsar, cadenciar y frenar al caballo.

  • La utilización de las riendas

    Las riendas son imprescindibles en la doma clásica y se utilizan para controlar el equilibrio y la posición de la cabeza del caballo. El jinete debe aprender a utilizar las

    riendas de forma efectiva para comunicarse con el caballo de manera clara y precisa, recibiendo con suavidad el contacto del caballo, permitiendo que él se apoye en el bocado y que pueda equilibrarse gracias a ese contacto.

  • El uso del asiento

    El uso del asiento es fundamental. Gracias a el podremos sentir cuando el caballo se mueve correctamente, ayudarle a trasladar su peso y el nuestro hacia los posteriores, dar medias paradas que le ayudan a reunirse e incluso realizar paradas correctas. Un buen asiento distingue a un buen jinete.

 Ayudas indirectas

  • Fusta 
  • Espuelas

Tipología del caballo de doma clasica

La Doma Clásica tiene su origen y desarrollo en centro Europa, y como ya hemos dicho, es una evolución de la equitación militar. Por tanto, los caballos que se empiezan a utilizar son los caballos de silla del ejército, que en la mayoría de los casos eran el resultado de cruces de yeguas autóctonas de cada zona y sementales orientales, pura sangre inglés y angloárabes. Estos caballos de complexión fuerte, buena musculación, alzada, aires amplios y ligeros y buen carácter reciben la denominación de “warmblood” (sangre templada) y engloban caballos de los libros de registro de Hannover, Oldemburgo, etc. Dentro de ellos existen líneas más especializadas en doma o en salto.

La popularidad de la doma clásica en Europa ha llevado a la especialización en la crianza y actualmente los caballos criados para la disciplina tienen unos aires y una conformación muy definida.

Caballos españoles en la doma clasica

En los últimos años, los caballos ibéricos van ganando posiciones en Doma Clásica gracias a su evidente facilidad para la reunión, obediencia y talento para los aires elevados como passage y piaffe.

Fuego de Cárdenas (ex Fuego XII), consiguió montado por Juan Manuel Muñoz, un 6o puesto en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, un 5o puesto en los Juegos Ecuestres Mundiales de Kentucky 2010 y un 10o puesto en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

El equipo de doma que representó a España en los juegos Ecuestres de Kentucky estaba compuesto por tres caballos españoles; Fuego, Gnidium y Norte Lobera y un CDE ibérico; Jade. Fueron grandes embajadores del caballo ibérico en esta disciplina.

Poco a poco el caballo español se abre un hueco en el mundo de la doma clásica, donde empieza a convertirse en un caballo preferente para aquellos aficionados que quieren competir sin grandes aspiraciones de llegar al máximo nivel. En Estados unidos cada día hay más caballos españoles compitiendo en las pistas. Caballos como Quincallo de Indalo o Romero de Trujillo concursan a nivel internacional con buenos resultados y se han ganado el reconocimiento del mundo de la doma clásica. Cada vez hay más ganaderías preocupadas en criar caballos españoles con potencial para la Doma Clásica como la Yeguada La Angostura o yeguada Indalo, que auguran un futuro brillante para el caballo español.

 

En resumen, la doma clásica de caballos es una disciplina ecuestre que busca mejorar la relación entre el jinete y el caballo, así como el equilibrio y la flexibilidad del animal. Se divide en tres fases y se enfoca en la enseñanza de órdenes básicas, movimientos y posturas correctas tanto para el caballo como para el jinete, hasta la ejecución de ejercicios de máxima dificultad. Si estás interesado en aprender más sobre esta disciplina, te recomendamos buscar a un entrenador experimentado, el cual no solo sabrá como trabajar con tu caballo, sino que además podría darte consejos en cuanto a que tipo de pienso le conviene más.

Traducir
Ir al contenido